¿Por qué los mexicanos somos tan tolerantes al picante? | México Mola

Chile

El picante: nuestra adicción

¿Te has preguntado alguna vez como es que los mexicanos contamos con una tolerancia muy grande al picante?, que digo yo una tolerancia, es un verdadero gusto, una obsesión…Y sí, un mexicano no disfruta plenamente de una comida, una botana si no se percibe ese ardor, esa irritación que le provoca el amado chile.

Desde pequeños 

Todo comienza desde la más tierna infancia. Cuando los niños de todo el mundo empiezan a saborear golosinas con sabor predominantemente dulce son los niños mexicanos los que desde muy pequeños aprenden a comer singulares dulces enchilados.

En una fiesta infantil, al premiar o consentir al pequeño de la casa en México nunca pueden faltar las paletas de caramelo macizo de cualquier sabor frutal como podría ser mango o sandía cubiertas de chile verdaderamente picoso. Chamoy, tamarindos enchilados, frutas deshidratadas cubiertas de chile, polvitos de chile con azúcar, raspados de sabores y con chile.

Pero no solamente son los dulces, también las botanas, en México, las más valoradas son las picosas. En variedades de “fuego” que se refieren a extra picantes son las favoritas de los niños desde muy pequeños. Ya sea en papas, o cualquier variedad de frituras, tipo tortillas y chicharrones. Igualmente, los tan queridos cacahuates mientras más enchilados estén más gustan a los mexicanos desde pequeños. Y esto se aplica a cualquier tipo de semilla como las pepitas, las habas, los garbanzos que mientras tengan chile en polvo o con una salsa líquida muy picante son la botana perfecta.

Chile

La fruta enchilada

Y qué decir de las frutas, ¿qué niño mexicano no es feliz con una tradicional “jicaleta”? qué es la delicia de una jícama con limón, sal y picante. Una manzana cubierta de caramelo y mucho chile. O una naranja partida a la mitad con chile piquín. O un lunch de pepinos con limón y mucho chile piquín. Lo mismo que los mangos, la piña, la sandía y prácticamente cualquier fruta en México se presta para ser sazonada de esta manera.

Como podrás darte cuenta, la niñez mexicana está siempre acompañada de dulces y picantes golosinas. Desde muy pequeños los mexicanos adquirimos este gusto. Saboreamos el picante y lo asociamos con fiesta, alegría, premio y un gran momento. Al ir creciendo, el gusto, la tolerancia y la obsesión al chile aumenta es por eso que “los mexicanos somos tan tolerantes al picante.”

¿Y tú, no gustas un tamarindo?

6 thoughts on “¿Por qué los mexicanos somos tan tolerantes al picante? | México Mola

  1. Guy says:

    Hola
    Soy belga y puedo disfrutar más el picante que mi esposo mexicano
    Tal vez es por que aprendí comer picante en África pero a mi me gustan las salsas machas verdes y rojas bien picante más que a mi esposo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *