Guillermo González Camarena, un orgullo mexicano | México Mola

En esta ocasión te presentamos, con gran orgullo, a una de las grandes mentes contemporáneas que dejó un legado en el mundo. Él es considerado uno de los hombres mexicanos más brillantes del siglo XX.

Un gran talento desde niño

Nos referimos al inventor tapatío, Guillermo González Camarena, quien desde muy pequeño sorprendió a quienes le rodeaban. Por su gran ingenio e inteligencia. Nació en Guadalajara, Jalisco, el 17 de noviembre de 1917. A los 2 años de edad se mudó con su familia a la Ciudad de México. Siendo aún un niño pequeño, mostró gran interés por  fabricar por sí mismo sus propios juguetes eléctricos. De tal forma que, a los 8 años de edad, fue capaz de construir un radiotransmisor. Poco tiempo después, a los 12 años, logró manufacturar una radio para aficionados. Así transcurrió su infancia, siempre interesado en la electrónica y la electricidad, con una mente brillante y creativa.

En su juventud estudió en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica del Instituto Politécnico Nacional y fue miembro de la Sociedad Astronómica de México.  Motivado por su interés en la observación del cielo, fabricó sus propios telescopios.

La televisión a color

Como resultado de su gran capacidad, ingenio y deseo por aprender, en 1934, con tan sólo 17 años de edad, Guillermo logró construir, con piezas de radios ya inservibles, su primera cámara de televisión. No conforme con este logro, se concentró en sus experimentos y estudios hasta que consiguió inventar un adaptador cromoscópico para lograr así realizar la primera transmisión de televisión en color en el año 1938. Un año después, en agosto de 1939, realizó su patente en México.

Desde entonces, Guillermo recibió atractivas ofertas por parte de varias televisoras extranjeras, aún así decidió no vender su patente ya que deseaba que sus beneficios fueran de los mexicanos.

 

A partir de entonces, se desarrollaron, en varias partes del mundo, nuevos métodos más avanzados de proyección para la televisión a color, pero TODOS fueron basados en su invento e idea original.

Fue así, que gracias a este inventor, científico, investigador e ingeniero mexicano que las transmisiones de televisión pasaron del “blanco y negro”, en una gama de diferentes tonos de grises, a la transmisión a color, siendo éste un gran salto en la calidad de la imagen de televisión. También cabe destacar que en las décadas de 1960 y 1970 la NASA envió al espacio equipos de televisión basados en las patentes de González Camarena con las que se obtuvieron importantes imágenes de la Luna y de los planetas de nuestro Sistema Solar.

De aquí que hoy hagamos un merecido homenaje de este mexicano ejemplar, talentoso, inteligente y creativo.  ¡Gracias por tu legado Guillermo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *