Guerrero Negro, la salinera más grande del mundo, se encuentra en México | México Mola

La salinera más grande del mundo

Cuenta la historia que la salinera más grande del mundo está situada en Baja California Sur, México. Ésta parece haber iniciado sus labores en el siglo XIX. Se dice que una empresa norteamericana la explotó de forma clandestina por más o menos una década.

Más adelante, por ahí de los años 20´s, se dieron nuevas incursiones desde Estados Unidos dirigidas por el Capitán Shilnes Fajardo que viajaba en un velero para transportar la sal hasta la ciudad de San Diego. Pero no fue sino hasta 1953 cuando se fundó ahí oficialmente la población de Guerrero Negro. Cuando el empresario norteamericano Daniel Ludwig instaló en ese lugar una salinera para abastecer de sal a la costa oeste de Estados Unidos.

Ésta, hoy en día, se considera la más grande del mundo al exportar este preciado mineral a lugares como Japón, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Corea, entre otros muchos.

De salinera a atracción turistica

Donde se combinan la proximidad del mar, un lecho marino y un ambiente desértico con una intensa radiación solar. Lo que hace de este lugar, un ambiente ideal para la producción inagotable de la sal por la evaporación. Éste es de por sí un espectáculo digno de conocerse por su belleza natural.

También resulta increíble conocer el santuario de reproducción de la ballena gris en la laguna “Ojo de Liebre”, ya que ofrece a estos imponentes animales aguas tibias y mansas. Esto  la hacen un lugar propicio para su apareamiento.

Las marismas y las dunas

Otra gran maravilla que ofrece Guerrero Negro son las marismas, lugar donde convergen las aguas dulces con las saladas. Lo que hace posible hallar ahí las más variadas especies, entre ellas: delfines, pulpos, almejas y una gran variedad de peces y aves. Son pocos los lugares en el planeta que pueden crear un ambiente tan bello y variado.

Ya estando ahí no puede faltar el paseo por las dunas de arena que hay en el desierto, la visita al faro que se encuentra en la zona más antigua de Guerrero Negro. Así como visitar las pinturas rupestres ubicadas a tan solo 90 kilómetros rumbo al Este, en las Sierras de San Francisco y Santa Marta, a las cuales se puede llegar después de un viaje de 4 a 6 horas, a lomo de mula.

Es por todo esto que Guerrero Negro y sus lagunas sean considerados lugares muy apreciados, no sólo por la importancia de la economía que la industria salinera representa. Sino, también por la belleza de su ecosistema y por ser un atractivo turístico asequible a los turistas que visitan México. ¿Qué esperas? ¡Anímate pronto a visitarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *